diciembre 05, 2005

Sueños

Una joven había tomado clases de ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para entregarse a la disciplina que le ayudaría a convertir su afición en profesión.
Deseaba llegar a ser primera bailarina y quería comprobar si poseía las dotes necesarias, de manera que cuando llegó a su ciudad una gran compañía de ballet, fue a los camerinos al terminar la función y habló con el director.
- Quisiera llegar a ser una gran bailarina - le dijo - pero no sé si tengo el talento que hace falta.
- Hazme una demostración – le dijo el maestro.

Transcurridos apenas quince segundos, el director la interrumpió, moviendo la cabeza en señal de desaprobación. No, lo siento, pero usted no tiene condiciones para el ballet.La joven llegó a su casa con el corazón desgarrado, arrojó las zapatillas de baile en un armario y no volvió a calzarlas nunca más. Al cabo de un tiempo se casó, tuvo hijos, y cuando se hicieron un poco mayores, tomó un trabajo de cajera en un supermercado.

Años después, asistió a una función de ballet, ya que seguía gustándole mucho, y a la salida se topó con el viejo director, que era ya octogenario. Ella le recordó la charla que habían tenido una vez. Le mostró fotos de sus hijos y le comentó lo de su trabajo en un supermercado. Luego agregó:
- Hay algo que nuca he terminado de entender. ¿Cómo pudo usted saber tan rápido que yo no tenía condiciones de bailarina?Ahh - suspiró- apenas la miré cuando usted bailó delante de mi, le dije lo que siempre le digo a todas las que me preguntan.
- ¡Pero eso es imperdonable! – exclamó ella – ¡¡Arruinó mi vida!!. Si usted no me hubiera dicho eso a lo mejor hubiera llegado a ser primera bailarina.
- No lo creo – repuso el viejo maestro – Si hubieras tenido las dotes necesarias, y una verdadera vocación para bailar, no habrías prestado ninguna atención a lo que yo te dije...
Sin duda, si te crees perdido, estás perdido y si crees que no puedes, no podrás. Si te dejas influir por los comentarios maliciosos que te puedan hacer, los que seguramente no te quieren, acabarás dándoles la razón y creyendo cosas que no son.
Si quieres hacer algo pero lo crees imposible, lo vas a tener muy difícil para triunfar. Lo mas importante es que TÚ CREAS EN TI.
En la vida no sólo el valiente o el veloz triunfa, tarde o temprano EL QUE SIEMPRE VENCE ES EL QUE CREE QUE ES POSIBLE.
Posted by Picasa

2 comentarios:

Salón de sol dijo...

Susana

Que historia más bonita.... aiss...!!!! que razón tienes.... hay que creer que es posible, de todas formas si aún así no fuera, por lo menos lo has intentado.... y por pura matemática alguna resulta. Si no lo intentas, seguro que no lo consigues....
Un besotón grandote.... muakesss....!!!!
Helena.

Adelaida dijo...

Dios, pero es tan difícil vivir ésta enseñanza...