febrero 23, 2011

De inteligencias y esas cosas...

 -¿Sabrían explicar a un niño de seis años qué es la inteligencia de la que hablaba la señorita, la que habría permitido al hombre domesticar el fuego?
-¿Por qué a un niño de seis años?
-¡Porque si usted no sabe explicar un concepto a un niño de seis años, es que no conoce su sentido!
Todos somos niños de seis años en este pequeño planeta -dijo más calmado. 
Al niño de seis años que les hubiera preguntado que es la inteligencia, hubieran podido responderle con una sola palabra: el amor. 
Éste es un pensamiento que se nos escapará todavía durante mucho tiempo.



¿Y esto a que viene?, pues que ando con las emociones y los pensamientos un tanto revueltos jejejejejje ¿raro en mi? no!! señoras y señores, pero bueno como leí hace mucho tiempo en un libro tremendamente interesante: "Las emociones, pues, son importantes para el ejercicio de la razón. En la danza entre el sentir y el pensar, la emoción guía nuestras decisiones instante tras instante, trabajando mano a mano con la mente racional y capacitando —o incapacitando— al pensamiento mismo. Y del mismo modo, el cerebro pensante desempeña un papel fundamental en nuestras emociones, exceptuando aquellos momentos en los que las emociones se desbordan y el cerebro emocional asume por completo el control de la situación. En cierto modo, tenemos dos cerebros y dos clases diferentes de inteligencia: la inteligencia racional y la inteligencia emocional y nuestro funcionamiento en la vida está determinado por ambos..." peroooooo que bien se lee y que complicado es el funcionamiento de lo que uno lleva por dentro muchas veces, ¿no? o es que yo soy un bixejo rarito (que también me lo he planteado muchas veces emmm) ,sinceramente en algunas ocasiones me gustaría siempre actuar como esa niña de seis años que no tiene dudas y no es tan racional con todo, sería mucho mas fácil ser siempre mi payasa y no pensar , simplemente dejarme llevar por la lokura, los extremos y lo que siento en el instante concreto...

*Imagen de Audrey Kawasaki
*Libro: Inteligencia Emocional de Daniel Goleman.

Cita para hoy:
Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo.
Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno. Con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.
Aristóteles, Ética a Nicómaco.



13 comentarios:

juan rafael dijo...

Algo había oído yo de los seres inteligentes ¿no son a los que están buscando hasta en otros planetas para ver si existen?
Ahora comprendo la emoción.

mariajesusparadela dijo...

Hoy ya se estudian varios tipos de inteligencia diferentes, alejados de aquellos dos primeros conceptos de "capacidad de abstracción" y de aplicación del conocimiento a ambitos diversos.
Ahora se habla de inteligencia numérica, filosófica, motriz, emocional, verbal, musical, etc.
Con lo cual, todos somos inteligentes.
(Aunque luego tropecemos con todo).

yraya dijo...

Sobre la inteligencia emocional leí un libro hace algún tiempo que me gusto mucho.
"la inteligencia emocional" de Daniel Goleman.
Tu sigue siendo tal como eres, que aparte de payasa eres muy inteligente.
Ahhhhh y eso de hacerte el harakiri, de eso ni mencionarlo, con la bonita que es la vida.
Un besote Susana

Sihri dijo...

Inteligencia??? ... "comerse poco el coco", tal vez por eso son más felices los niños de 6 años, porque con respuestas pequeñitas se conforman. Hasta otra!!!

Susana dijo...

Juan Rafael jeje eso no son aliens?? predator de esos?

Mariajesus muy cierto, yo a día de hoy, hasta la inteligencia clownesca jajaja añadiria...

Yraya si miras debajo, hay un asterisco jeje y pone el nombre del libro y si, señora es el de Coleman jejeje por cierto bonita, gracias por lo de inteligente ainsss que te quero yooooo

Sihri si niña, pero yo siempre creere que los niños son mas Antalagantessss que nosotros los pobres adultos...ainsss

Jauroles dijo...

Me has dado que pensar, y a estas alturas del día ya es demasiado... ;P

Besos.

María Cristina dijo...

saludos enormes, pasando a visitar tu casa virtual, abrazos.

yraya dijo...

glup Susana, no me había fijado!!! estos ojillos ya por la noche no ven mucho, jajaja.
Yo también te "quero" y te mando un besote muy fuerte

Lucía dijo...

Hay que ver, yo tambien quiero volver a tener 6 años. Esto de crecer... no sienta demasiado bien. Un beso!

TORO SALVAJE dijo...

Ser racional lleva al aburrimiento más insoportable.
Siempre.

Vale la pena?

Besos.

P. Vargas dijo...

Me alegra volver amiga (sorry por la ausencia) realmente es algo muy difícil de controlar las emociones, algo que por ejemplo a los hombres nos enseñan desde niños, sin embargo creo que no se trata tanto de controlarlas, sino aprender a vivir con ellas, abrazarlas (como al miedo) y conocerlas, porque solo así podemos encontrarnos a nosotros mismos.

Sobre crecer, creo que es lo más difícil, sería maravilloso volver a aquellas época en la que eramos solo un par de niños corriendo por los potreros, con el pecho y el corazón del viento, pintando atardeceres por el camino, sin ningún estrés y preocupación, pero es parte de crecer: intentar avanzar sin dejar atrás ese niño que disfrutaba todos esos pequeños detalles...

Saludos amiga, un enorme abrazo, prometo no perderme tanto!

Conciencia Personal dijo...

Me dejo llevar más por mis emociones, que por lo mi raciocinio...

Un beso de primavera, Monique.

minino dijo...

todos tenemos algo de bichejos, Susana... y todos somos más o menos inteligentes cuando queremos... posiblemente, el mirar el mundo con los ojos de un niño de seis o siete años, sea una buena forma de mantener la ilusión... Y posiblemente, el libro de Flora Davis, "La comunicación no verbal", se más útil y entretenido que los de Goleman, con todas sus secuelas... Cordiales maullidos desde Madrid...