marzo 02, 2011

Ilusión


Si pudieras adivinar hasta qué punto hechizas mis sueños y  mis vigilias, y en mi cama desierta  mis manos hambrientas inventan caricias que mi cuerpo espera de ti, porque sé que soy tuya...

Si supieras como busco la proximidad de tu cuerpo cada mañana y sedienta le pido al sol que me acaricie con sus rayos para sentir algo de calor, porque a kilometros de ti , sueño con tu sonrisa que me falta  y ese beso que no llega...

Y hoy miro como pasa lentamente el tiempo en el reloj, anhelando estar entre tus brazos, saboreando cada uno de tus pliegues para así saciar nuestra sed y descansar bajo la pendiente de tu espalda...un día mas...

Una cuidad es un mundo si amamos a uno de sus habitantes
Lawrence Durrell

5 comentarios:

P. Vargas dijo...

Hay momentos como ese que describes donde el tiempo s detiene y lo único que hay conciente es el sentimiento de hambre y pasión que hay entre los dos. Lugares donde la distancia se acaba y lo único que quedan son dos almas cruzadas. Me encanto tú texto amiga, me trajo buenos recuerdos de días no muy lejanos. Un enorme abrazo!

Ŧirєηzє dijo...

tambien es un mundo si existe gente como tu...
encantada de leerte susanita...
te "sigo" desde hace tiempo...años kiza.......asi k no me pierdo ni una sola letra de lo que escribes...
un abrazo preciosa...
:-)

juan rafael dijo...

El tiempo no pasa lentamente, es acompañado de risas y de más espacio y disponibilidad.

Dentro de poco, levantaré una de mis anclas que me permitirán ir hacia otros puertos. Si yo supiera que tengo un amarre en algún puerto de interior...

PD: Lawrence no sé, pero su hermano Gerald me hizó pasar momentos muy divertidos con sus libros de entomología griega.

yraya dijo...

Preciosa la canción de este Pablo.
Un besote

TORO SALVAJE dijo...

Hechizada te tiene.
Sin duda.

Que siga la fiesta.

Besos.