mayo 20, 2011


Desde pequeña me gustaban los días llenos luz, con el sol radiante danzando con sus rayos y poniéndome sin ninguna intención por su parte, las mejillas rojas como tomates cherrys.

Desde pequeñita, mi madre y mis hermanos, decían que canturreaba cuando dormía, incluso me atrevía con el rock and roll sentada en mi cama, moviéndome , disfrutando del momento...

Desde pequeña me fijaba en las sonrisas de los demás y me inundaban el alma por completo.

Desde pequeñita, me encanta bailar sin ton ni son por mi casa, descalza, escuchando música movida...

Desde pequeña, soñaba con el amor verdadero, con la ternura del ser amada por quien soy sin más pretensión que eso.

Desde pequeñita tenía muy claro lo que me gustaba y lo que no...

Ahora que soy mayor, me he topado con la realidad de muchas cosas, he renunciado a ser una muñeca de cristal, tan frágil y débil,pero me niego  a perder la ilusión de la infancia, la capacidad de sorprenderme con las cosas maravillosas que me rodean, decido soñar, reír, bailar, amar, jugar...

Cita de hoy:
"Quiero regalaros caricias
caricias en las manos
caricias en las mejillas...
que os arranquen las penas"
Caricias - Toro salvaje



12 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Tú siempre serás una niña por muchos años que cumplas.

Besos.

Sergio dijo...

La actitud vital que proclamas no puede ser más optimista ni compartirla más, y el título de tu espacio me parece genial.
Permíteme que me pase a diario para recordármelo si me despisto.

:)

mariajesusparadela dijo...

La niña que llevas dentro

O SuSo dijo...

"Desde pequeña me fijaba en las sonrisas de los demás y me inundaban el alma por completo."

Tuuu ereeeeh negraaa mi niñaaaaa!!

"nunca es tarde para tener una infancia feliz" dicho nordico.

;-)

Un abrazo

Sihri dijo...

Susana, lo peor de hacerse mayor es que los demás se encargan de recordártelo, hay que prescindir un poco de ellos y seguir soñando, ... al fin y al cabo con unas cuantas experiencias más tú siempre seguirás siendo la misma.

Una vez vi por la tele a una acróbata que tenía algo más de 70 años, era ciega, en el poquito rato que la entrevistaron me quedé con su sonrisa, su alegría y "no veas cómo se doblaba todavía la mujer", al final le preguntaron y cómo usted a su edad puede seguir manteniéndose así y riendo comentó: será porque no me miro en los espejos, jaja!!.

No se, tal vez sea ese el secreto seguir siendo tu misma sin más, sin análisis, sin contemplaciones, .... me encantó.

Se feliz, hasta otra!!

almaenamorada dijo...

Tan llenas de belleza tus letras tan inspiradoras a seguirlas..
:)
Muy feliz de encontrarte esplendida, me retiro amiga!

oceano dijo...

Me ha encantado tu blog. Y el titulo es muy sugerente.
Un saludo,
Oceano

Ricardo Miñana dijo...

El placer de sonreir no tiene precio, es la mejor medicina para la salud.
un grato placer pasar a leerte.
te dejo mi saludo y feliz semana.
un abrazo.

jordim dijo...

... pero cuidado con las sonrisas de los demás..

txusman dijo...

es cuando he dejado de ilusionarme o de soñar cuando me he dado cuenta que este mundo SI que es una mierda...

Una sonrisa.

calma dijo...

De pequeña debías ser un cielo de niña y ahora de mayor... más. Qué foto más chula.
Un besito, dulce Su.

David C. dijo...

yo también deberia volver a sonreir como en mi pequeñez.