abril 27, 2012

De hidalgos , superheroes y simplezas...

En un lugar de la mancha de cuyo nombre no me da la gana de acordarme...así narraba mi hijo el comienzo de un libro muy interesante del que le habían hablado ayer en clase, salio contándome sobre un hombre muy valiente aunque un poco loco, que lucho por el amor de una chica y que se enfrento a gigantes y enemigos a cada paso. Esa es la perspectiva que un niño de nueve años percibió de la historia que le contaron, de manera simple sin complicaciones, no vio la grandeza y miserias del ser humano, no vio lo complejo de este loco idealista, simplemente disfruto de la historia y la asimilo a su forma, casi viendo a este hidalgo caballero como un super heroe romántico y valeroso. Lo que me llama la atención es que cada uno de nosotros, pobres seres humanos,nos erigimos como una verdad absoluta, la nuestra, y es que no nos damos cuenta de que cada cual ve las cosas con su perspectiva y no por ello una es más valiosa que otra, yo  siempre veía a Don Quijote como un héroe que obra como un loco pero que a menudo razona con admirable cordura, pero no  advertimos de que no siempre es fácil distinguir la realidad de la apariencia, por ello mismo no siempre las cosas que nos ocurren las vemos de igual manera unos a otros, me encanta la manera simple y sin pliegues en que los niños ven las cosas, no les dan dos mil vueltas a todo, ni van susceptiblemente buscándole segundas a todo, simplemente ven las cosas como se les presenta, con un prisma transparente que no está adulterado por los años, ni viciado por los daños o fracasos. Algunas veces, cuando despierto en la mañana me miro al espejo y veo a la mujer que soy, veo el paso del tiempo en mi , en mi rostro, en mi sonrisa, en mi corazón, pero en  muchas ocasiones, miro hacia dentro y observo a la niña que hay en mi, graciosilla, revoltosa, bixillo...y aunque asumo la mujer que soy, apuesto por la niña que hay en mi...


7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Cuida a la niña que hay en ti.
No permitas que el mundo la amargue.

Besos payasita linda.

PERRO VERDE dijo...

Creo que en cierta forma dejar de ser niños locos soñadores, es morir en vida.
Quiero seguir dando rienda suelta a mi imaginación,seguir viendo gigantes donde hay molinos de viento,quiero seguir franqueando muros con mi lanza,saltando vallas con mi fiel amiga rocinante,cortando alambradas con mi espada,me protegeré con mi escudo de los flechazos a mi corazón.
Pero si algún salteador de caminos,intentase aniquilar mi locura,robar mis sueños,dañar al niño que llevo dentro,cogeré mis "almas" y le haré pagar tal osadía,me pondré mi vieja armadura de hojalata y con mi lanza lo pondré a buen recaudo, ¡¡ tente ladrón malandrín,que aquí te tengo y no a de valer tu cimitarra !!


Un saludo a SU merced,del caballero de la triste figura.

txusman dijo...

A quien a hacerse mayor le llama evolucionar.... buff!!!
De todas formas, de la infancia me quedo, como bien dices, con la simplicidad de ser niño... pero la parte compleja no me importaría olvidarla.
Ser niño no me resultó facil...


Un saludo

O SuSo dijo...

Acabo de enterarme que tienes un hijo, pero no me cuadra, lo tuviste cuando eras bien jovencita!!

Pues si, esa es la grandeza, cada uno vivimos en un universo,el que crea cada mente y todos en el mismo, verlo ya es un paso.
Los niños son así, intuituvos, sencillos, no usan tanto los esquemas preestablecido, se lo inventan, seguro que has asistido a miles de descubrimientos de tu hijo, en el que él se pensaba que lo había descubierto por primera vez en la historia universal, yo esos momentos con mi sobrino los valoro muchísimo.

No leí el Quijote nunca, si soy de esos, pero vi los dibujos de pequeño, aquellos superbonitos que echaron en la TVE1, porque ya no ponen dibujos tan bonitos? y me marcaron, gigantes, rufianes...pero sobretodo el niño/a que somos. Dale vida!

Un abrazo de este niño que no cabe en este cuerpo de la alegría de vivir.

Todos llevamos un Don Quijote dentro, y un Sancho, y una Dulcinea, muchos molinos

RICK dijo...

Leen, escriben, juegan...y dibujan lo que obserban, sienteny temen. Pintan continuamente los que educadores piden.

Los pequeños tienen una precisión espectacular. Van fotografiando mentalmente todo lo que ven para luego plasmarlo en sus realidades.

(algunas veces, me gustaria no haber perdido esa inocencia)

RICK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
susana dijo...

Los niños tienen una visión más simple de la vida. Hola tocaya. Un beso.