enero 16, 2014

Piensa, piensa, piensa....


El otro día estaba leyendo un libro interesante sobre las conductas humanas, sus pensamientos, sus inquietudes,tendencias a lo largo de los tiempos como la hedonista, pensadores como Epicuro , Descartes o Aristóteles ,me gusta leer de todo un poco, pero creo que ya lo sabéis todos los que venís por este sitio, pero si algo me encanta leer es sobre el ser humano, su conducta, su sentir, lo que expresa...quizá porque está muy ligado a el llevarlo a la locura (mis lokuras y yo) . Entre las muchas cosas que leí me topé con un termino ya conocido para mi, pero que volví a recordar, os pongo la definición exacta aquí y os doy después mi opinión.
La ataraxia:

Se denomina ataraxia (Ἀταραξία) a la disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos, gracias a la cual alcanzamos el equilibrio emocional, mediante la disminución de la intensidad de nuestras pasiones y deseos y la fortaleza del alma frente a la adversidad, y finalmente la felicidad, que es el fin de estas tres corrientes filosóficas. La ataraxia es, por tanto, tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con el alma, la razón y los sentimientos. 


Podría decirse que según Epicuro,  todos los placeres  que nos producen intranquilidad y deben ser evitados por la razón para tener en cierta forma una paz interior o estabilidad , pero indagando un poco más sobre el tema, observo que para los estoicos la vía para llegar a la ataraxia es la virtud, que para ellos consiste principalmente en diferenciar las cosas que dependen de nosotros de las que no, ya que no tiene ningún sentido preocuparse por las segundas puesto que al hacerlo nos alejamos de la tranquilidad del alma,  sería poseer libertad frente a las pasiones, afectos y apetitos, libertad ante la coacción de otras personas, libertad ante las cosas y circunstancias que se oponen a nuestros proyectos. Todo esto es muy bonito y si te paras a racionalizar tiene mucha razón, pero lo complicaillo es como ponerte en el momento que te ves envuelta ante esas pasiones, que quizá no son esenciales pero te envuelven, como coger aire y no parecer todo un remolino apasionado, ¿os estoy rayando? soy un ser pasional, me pongo firme y muchas veces puedo separar ante todas las emociones que siento en medio de las cosas que me acontecen , pero soy tannnnnn impulsiva uffff, el fisio me dijo el otro día que tengo que aprender a no ponerme tan nerviosa ante las cosas que vivo, porque todo mi cuerpo se pone en tensión, pero es que si dejo de ser ese remolino inquieto....¿no dejaría en cierta forma de ser yo?, ¿no perdería la esencia de la persona que camina un poco loka, que se ríe mucho, que es espontanea y natural?, no sería todo en la vida mucho más fácil si buscáramos la solución a las cosas de manera simpática, como hace el coleguita de la foto de arriba jajajaa si no tiene tableta, se la fabrica y punto... ains  creo que yo prefiero seguir divirtiéndome con el gran filósofo Winnie the Pooh y sus ocurrencias...


2 comentarios:

1/JSpan_PESO dijo...

Hola Susana, como siempre un horrible placer leerte, siempre aprende uno algo al asomarse a este blog.
Leyendo , veo que dices que te refieres a pasiones en las que las personas nos vemos envueltas, y apostillas que quizá no sean esenciales...Yo creo que el término pasión lleva implícito el ser esencial, por que sino no es pasión.
Por otra parte de Descartes, no se que me da, que de lo único que se le puede sacar jugo es de su "Discurso del método", que la verdad si uno estudia ciencias puras, ayuda bastante.
No conocía yo esa corriente de pensamiento que mencionas, pero de verdad menuda vida triste deberían de llevar los pobres...
Prefiero mil veces el ser pasional y equivocarme, que plano e insulso y buscar la felicidad en la comodidad de la inmovilidad, y conste que te lo dice uno que dice, que siempre hay un término medio para todo...conste.
No pierdas lo natural y lo espontaneo de tu esencia personal Susana, por que dejarías de ser tú, como bien dices.
Intenta buscar la felicidad todos los días, por que estoy seguro que no existe ni una sola buena razón que te impida alcanzarla.
Pobres hedonistas, seguro que si te hubiera conocido el tal Epicuro, se habria colocado una bonita y redonda nariz roja, y caminaría por la calle canturreando y haciendo el "baile del pañuelo"...Yo lo haría.Prefiero estar un poco loco.
Besos desde Alicante.

Como siempre, un video...

https://www.youtube.com/watch?v=bQLCZOG202k

txusman dijo...

tiene que ser mas facil....

Un saludo muuuuy grande